Perdonar y olvidar

“El primero en pedir disculpas, es el más valiente. El primero en perdonar, es el más fuerte. El primero en olvidar, es el más feliz”. -Papa Francisco

Perdonar viene del latín per, que significa “con insistencia, muchas veces” y donare, que significa “donar, dar”. Así que se podría afirmar que el acto de perdonar es dar muchas veces, y es que cuando perdonamos, estamos dando algo de nosotros, algo que tal vez el otro tomó cuando nos hirió y que debemos dejar ir para avanzar.

Perdonamos a otros cuando dejamos de guardar resentimiento y no insistimos en pedir una compensación por el daño que nos hayan hecho o por la pérdida que hayamos podido sufrir.

En la Biblia, la palabra “perdonar”significa literalmente “dejar pasar”. Perdonar significa disculpar a alguien que nos ha hecho daño o no darle importancia a la falta que cometió con nosotros, pero a veces es más complicado de lo que parece y nos aferramos tanto al dolor que nos causaron que nos detenemos y dejamos de avanzar.

 

Para poder perdonar es vital tener en cuenta lo siguiente:

  • Perdonar no sólo implica decir: “te perdono”. En ocasiones podemos creer que hemos perdonado, pero al tiempo estamos esperando el momento en que nos podamos vengar. Perdonar es un proceso que va más allá; en donde tiene que estar conectada tu mente, sentimientos y acciones. Nada de esto debe ir por separado. La tranquilidad que genera en tu alma el perdón ayuda a que tu mente pueda respirar tranquila y que puedas experimentar nuevamente la sensación de paz en tu interior.
  • Hacer una análisis de conciencia. Cuando una persona hace algo que nos genera dolor, parte de la culpa recae en nosotros, por lo que también es importante tomar conciencia de ello y aceptar si nosotros tuvimos algo que ver en la situación. Por otro lado, si al examinar el hecho te das cuenta que no tuviste nada que ver, siéntete tranquilo; que sea la vida la encargada de pasar la factura y no tú.
  • Reconoce que tienes una herida que tarde o temprano debe cicatrizar. En cualquier proceso de catarsis, es necesario dejar a un lado la negación ante un hecho, ya que eso te ata y te impide dar el siguiente paso. Es de importancia aceptar que hay que doblar la página. No reconocer que hemos sido heridos o vulnerables ante alguien, incrementa los sentimientos negativos y acumula rencor; lo cual es peligroso y le hace daño a tu salud física, emocional y mental.
  • Toma la decisión de perdonar. Sentir que llega el momento de liberarte del pasado, y elegir llenar tu vida de amor y comprensión; es la mejor decisión que puedes tomar. También aceptar tus errores y antes que nada, perdonarse a si mismo; atrae hacia ti sentimientos de paz y tranquilidad. Lo que te ayudará a salir de ese túnel de emociones negativas al cual nunca debiste entrar.
  • Lucha por perdlargeonar. Perdonar no sólo implica reconocer la necesidad de perdón y tomar la decisión de perdonar. Es de vital importancia tener la constancia de haber perdonado y es crucial no volver a experimentar el sentimiento de venganza, ya que es contraproducente meter el dedo en una herida que ya está cicatrizando.
  • Vuelve a ser tú. Hay personas que nos pueden dañar el alma, convirtiéndonos en seres distintos a los que hemos sido siempre. Nunca debemos cambiar nuestra esencia, nuestros buenos sentimientos y acciones, sólo porque alguien en algún momento las echó a perder. Las demás personas no deben ser culpables de las acciones de otros y tampoco tu nobleza se debe perder porque una persona basura no te valoró.

Recuerda que ningún viajero puede llegar muy lejos o ir a demasiados lugares si lleva mucho equipaje, así mismo somos nosotros, debemos ir soltando y dejando, para obtener nuevas cosas. Como diría Elsa de la película Frozen“let it go”, deja ir y empieza a ser libre.

Sí quieres saber más del tema te esperamos en la charla sobre ¿perdonar y no olvidar?, este jueves 19 de octubre a las 6:30 p.m.

Más información: http://bit.ly/2sHKUGv

padre-650x225

Adaptación tomada de: http://bit.ly/2yRHsvG
Imágenes vía Pinterest. 
Anuncios